Natación y autismo I

Programa de intervención en el agua con autistas.

Congreso Nacional de Actividades Acuáticas XXIII Congreso AETN . Castellón 2003.

   

 

Imagen1

El autismo es, como trastorno del desarrollo, una muy seria desviación el biotipo estándar. Biotipo estándar en el que pesan sobremanera, en las etapas de la primera infancia, aspectos que aparentemente pueden parecer baladíes: El placer de relacionarse; La necesidad de comprender a los otros; El compartir emociones y estados mentales. Estas piezas esenciales están encadenadas o van a desencadenar el desarrollo de referentes conjuntos: La capacidad de compartir acciones, objetos e intereses con los demás; Van a desencadenar o están encadenadas a la generación de un código lingüístico común y a la capacidad de simbolización que este representa; Y, dado que no somos una fotocopia unos de otros, con esos mimbres, se irán conformando las respuestas situacionales que juegan con esa flexibilidad mental y comportamental que nos define.

Somos desde el principio depositarios de una herencia cultural en la que nos concluimos, desde la que vamos a leer lo que nos rodea, desde la que vamos a definirnos, la que podemos criticar y la que querremos modificar. En absoluto coincide este biotipo estándar con el despliegue, la compleja maduración en solitario propia del autismo. Pensemos en el volumen y el peso de todo lo que supone esa herencia cultural y en la influencia de la ausencia de todo ello.

Interactuar, jugar, experimentar en lo que sea con el concurso de otros, es el laboratorio donde te terminas aunque te empiecen en una probeta…….. Y lo que en un desarrollo común son pulsiones predeterminadas, y componen sin esfuerzo alguno el curso de actividades ordinarias de la niñez, han de hacerse percibir en unas condiciones especialmente claras a los autistas. Las dificultades severas en estos procesos necesitan ser compensadas. Implicándose aquí todo lo que nos capacita para la relación con los demás y con el entorno. Lo cultural, lo social, pautas sobre lo relacional. Reconstruirlas aún en la más ínfima medida conducirá a estos de nosotros a contactos productivos con los otros y con los ambientes en derredor. Tal y como nos indica Ángel Rivière los retos que plantea este síndrome , sus desafíos, nos permitirán estudiar como se “formatea culturalmente la mente” : “Cual es la experiencia interactiva y cultural de la humanización”; “Cuales son los fundamentos neurobiológicos de estas competencias sociales humanas”. Es el IDEA -Inventario De Espectro Autista- de Ángel Rivière mi referencia básica en el trabajo con autistas. Compila todo el conocimiento que se tiene hasta su prematura, reciente e injusta desaparición. Define las áreas con trastornos; contiene la descripción de estas; destaca las funciones alteradas en ellas; la secuencia en la que se presentan; expresa fórmulas genéricas de intervención en estos aspectos.