Obsesión por el movimiento. III. Propiocepción y patrones de movimiento

Tienen obsesión por el movimiento.
¿Hay torpeza motriz o no?
Los patrones motrices se forman socialmente interactivamente.

BLOG

Están obsesionados por el movimiento y seguro que a veces lees por ahí de una pretendida torpeza motriz, referida a los TEA; se substancia esto, entiendo, en observaciones parciales de esta población. Mi experiencia es exactamente la contraria. Defiendo que acumulan una extraordinaria experiencia motriz a través de esa obsesión por el movimiento que señalamos en esta serie de breves.

Otra cosa, que no lo mismo, es en lo que puede derivarse esa obsesión, la imagen corporal que conformen y los esquemas de movimiento a los que lleguen en aislamiento, con la común mediación, además, de las estereotipias. Estamos en un espectro amplísimo. Intentemos desbrozarlo un poco. No va a suceder lo mismo si el desarrollo es o no lo es absolutamente en solitario, con patrones sociales. 

 Si la observación está hecha sobre sujetos que directamente han desarrollado patrones de movimiento asociales, construidos en puro aislamiento;

estamos hablando de personas que tienen un gran interés por el movimiento pero que no tienen referentes sociales.

No tienen capacidad de imitación como sabemos. Parece tautológico, lo es, lo reitero y no me importa, pero es que lo es tanto como imprescindible dejar a un lado una pretendida incapacidad inicial, o la supuesta deriva de una pobre estimulación motriz, como a veces se pretende. Es exactamente lo contrario.

La presencia del fenómeno, la obsesión por el movimiento propio, es tan importante que pueden desarrollarse esquemas corporales y patrones motrices incluso lesivos biomecanicamente. Tengo  experiencias de muchos casos así.  Es muy común por deambular de puntillas, generar problemas que acaban indicando incluso intervención quirúrgica, que no resuelve la cuestión, además…. Hay quien genera sin problemas  biomecánicos de base, fórmulas de deambular absolutamente estereotipadas; columna arqueada, piernas flexionadas, rodillas juntas, mirada sobre un entorno cercano ínfimo…. Esquemas que se sostienen inflexiblemente y que acaban logrando, obviamente, lesiones por una extremada y reiterada conducta postural.

El movimiento de los otros, las maneras de desplazarse, modos y maneras son también patrones sociales, culturales. Formados interactivamente.

oooo)Si estamos muy apegados a alguien a quien admiramos y tiene un patrón de movimientos peculiar es posible que tendamos a adoptarlo. En cualquier caso será un moldeado en espejo, capacidades imitativas. Tus andares y los míos………  Recuerdo a uno de mis alumnos más celebrados, evidentemente no autista, caminando por la piscina y marcando un muy marcado y fastuoso crol solo con los brazos, cara en el agua………. el muy pintura.

 Sujetos observados en instituciones en las que se prodiga la administración de neurolépticos y/o tranquilizantes mayores, que llegan a generar torpeza motriz e incluso akinesia, se usan para limitar conductas estereotipadas, autoagresiones, heteroagresiones, a veces simplemente estereotipias motoras.

         Esa obsesión por el movimiento no lo es solo por el movimiento propio sino que lo es también por los objetos que tienen en derredor, sobre todo cuando están en  situaciones de aceleración,

como las que les proporcionan circular en carretera, (miran hacia el lateral y se quedan encantados, quietos …………… , recurso comúnmente útil y conocido por las familias ) Esto se relaciona directamente con la excitación a través del canal visual prioritariamente, del canal vestibular secundariamente y globalmente con la percepción de reposo a través del resto de de receptores propioceptivos.

             Lo común es encontrarnos con nuestros Alumnos con TEA, cuando son muy pequeños, independientemente del pronóstico que se indique, perfectamente competentes, coordinados, ágiles, flexibles, quizás la mayoría muy musculadas las piernas, un tono alto, un magnifico control del equilibrio y con un regusto extraordinario por todo lo que suponga ese tipo de actividades. Actividad sin ordenar,  una pulsión. 

Un comentario en “Obsesión por el movimiento. III. Propiocepción y patrones de movimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *